Lucía Poveda: “Esta profesión es un espacio de libertad”

Acabó sus estudios profesionales en la escuela en 2015 y desde entonces no ha dejado de trabajar en teatro y en audiovisual. Hoy nos sentamos a hablar con Lucía Poveda.

Empezaremos por lo difícil… ¿Quien es Lucía Poveda?

Lucía Poveda es una actriz valenciana de 29 años que, aunque le queda mucho aprendizaje por delante, ya hace bastante que empezó en esta carrera. Es una persona que vive casi todo en la vida con intensidad (intensita) y así entiende también su trabajo. La chica que empezó en la Escuela del Actor hace ya diez años con muchas ganas de aprender y hacer locuras sigue ahí… incluso más. Más ganas de trabajar, de hacer sus propios proyectos y de otres en quienes crea. De vivir y aprender de este oficio que ama y de todes les profesionales que lo rodean. 

La temporada pasada pudiste formar parte del montaje Tirant, coproducción del IVC y CNTC, en el papel de Carmesina. ¿Qué recuerdas de esta experiencia?

A nivel teatral, Tirant ha sido una de las experiencias más importantes de mi carrera. Fue mi primer personaje protagonista en el IVC. Aprendí muchísimo de la profesión y también aprendí mucho a nivel personal. 

Estuvimos casi tres años de gira por Valencia. También en Madrid, en la Sala Tirso de Molina del Teatro de la Comedia, y más tarde fuimos a Almagro. Fue una experiencia muy completa por la familia que creamos estando tanto tiempo y además con la pandemia de por medio. De hecho, el fin de semana anterior al confinamiento, íbamos al Teatro Principal de Mallorca. Los técnicos y la escenografía ya estaban allí. Se canceló todo cuando nos confinaron… pero pudimos ir un año después.

Siempre voy a recordarlo con mucho agradecimiento. Trabajar con Eva Zapico como directora, con Iñaki Moral, Charo Gil-Mascarell, Ximo Olcina, María Poquet, Paula Llorens… y todas mis compañeras del reparto fue maravilloso. 

También pudimos verte participando en las lecturas de las Ínsulas Dramatarias formando parte del montaje “Industria”, de Xavi Puchades. ¿Fue difícil trabajar con el texto en la mano?

“Industria” también fue muy especial. Acabábamos de salir del confinamiento y había mucha incertidumbre respecto al trabajo y a la vida en general. Aun había muchísimas restricciones. También restricciones en los teatros, claro. Y poder trabajar con un equipazo como el de “Industria” fue un regalo. Y creo que eso lo sentíamos todo el equipo. Además fue muy especial al ser un proyecto tan express, ya que fue una semana de ensayos y una única lectura en el Rialto.El texto de Xavi Puchades es muy bello, lleno de poesía. Pero también muy complejo por lo que cuenta y por el tipo de personajes, que están al límite en muchos sentidos. Tuvimos la suerte de que la lectura la dirigiese Carles Sanjaime que supo conducir a todos los personajes justo por donde tenían que ir. 

Y ahora en diciembre volvemos a la lectura pero, esta vez, para hacer la versión grabada del texto   dirigida por Kika Garcelán… ¡Y no puedo estar más contenta de que esté Kika al mando!

A día de hoy continúas haciendo bolos con “Els Villalonga”, de l’Horta Teatre, dirigida por nuestro jefe de estudios Carles Sanjaime… ¿Qué puedes contarnos de tu personaje y de este montaje? ¿Cómo es trabajar bajo la dirección de Carles Sanjaime, a quien ya tuviste como profesor?

Tengo muchas ganas de volver al escenario con Bruno y Alfred. Por incompatibilidad de horarios tendremos que esperar por ahora pero, si todo va bien, volveremos a partir de finales de enero de 2022. 

Els Villalonga” es una obra de tres personajes, estructurada en tres actos. Cada acto dura menos que el anterior, por lo que la obra se va acelerando. Eso le da ritmo, sorprende y divierte al público porque le da más locura y comedia. Anna, el personaje que interpreto en Els Villalonga es una mujer joven inteligente, bastante cabezona con sus ideas y su propia visión de las cosas. Parece que tiene todo bastante claro a nivel ideológico y social. La primera vez que aparece ella esta embarazada de cinco meses y se presenta como una mujer muy alegre con su pareja, Pau (Bruno Tamarit) y muy resuelta con sus ideas. El problema viene cuando en la obra tienen que tomar una decisión importante sobre si seguir con el modelo de vida en el que creen o cambiar a otro.

Trabajar con Carles ha sido un sueño sinceramente. Es uno de mis referentes en Valencia. Es inteligente, te deja muchísima libertad… pero al mismo tiempo no te sientes perdida. Es un director justo. Y sabe ver qué es lo mejor para el personaje, qué es lo mejor para el interprete y también para el global de la obra y lo hace como quien no quiere la cosa, en un equilibro perfecto.

Hace diez años entrabas en la Escuela del Actor… ¿En qué ha cambiado tu visión de la profesión de actriz?

En muchas cosas, claro. La parte de juego, de atreverse, de dejarte ver y disfrutar sigue siendo la misma que cuando empecé en la Escuela del Actor. Pero por aquel entonces no conocía tanto cómo funcionaba el oficio. Ir descubriéndolo es muy especial. Implica consciencia e implicación. Es una profesión con una libertad de expresión muy grande entre les compañeres y en los procesos creativos para lo bueno y para lo malo, claro. Y eso es maravilloso. 

En cine has podido trabajar con Icíar Bollain, Cesc Gay… ¿Te sientes cómoda en el medio audiovisual? ¿Qué te aporta con respecto al teatro?

Sinceramente, me he sentido comodísima en lo que he podido hacer hasta ahora. Me parece muy divertido. Los equipos dentro del audiovisual son mucho más grandes en general. Muchas personas haciendo diferentes funciones al mismo tiempo, con plazos más cortos, y todes con un mismo objetivo. Siento que no hay tanto margen para el error o la duda como en el teatro, donde los procesos de ensayos se pueden dilatar más. Pero, aunque son medios distintos, creo que no hay tanta diferencia a la hora de interpretar. Solo tienes que estar ahí, con tu compañera. Si tienes la suerte de tener una gran profesional delante ya tienes casi todo hecho. Y luego el proceso de montaje del cine ya no depende de ti, como resultado final. Y eso te quita una responsabilidad también como interprete.  El teatro me encanta y es donde tengo más experiencia aunque me gustaría seguir explorando el cine. 

¿Dónde podemos volver a verte?

A finales de Enero empezara la gira de Els Villalonga. 

¿Qué le pides al futuro?

Buf… Yo le pido muchas cosas. Soy muy exigente conmigo misma. Pero creo que eso está bien. En general le pido poder seguir dedicándome a esto. Poder sacar mis propios proyectos adelante y proyectos de otres artistes que confíen en mi manera de hacer, aprendiendo siempre. Amo mi profesión porque esta ligada a algo tan personal y tan íntimo que me inspira. Me da alegría. Es un espacio de libertad y me enseña mucho. 



CAST
VAL CAST