QUIÉNES SOMOS

Interpretar ante una cámara, en un plató, en un escenario es un ejercicio de valentía, sinceridad y precisión, personal e intransferible, responde a un deseo íntimo de convertir cualquier instante en único e irrepetible. No existen métodos ni libros infalibles que indiquen al actor cómo actuar. La interpretación es anterior a los libros, a las escuelas, a los maestros, pertenece a los actores, ellos viven en un tiempo e interpretan para la gente que habita ese tiempo.
Hay actores y actrices que han realizado grandes interpretaciones a los 18 años también a los 30 y por supuesto a los 50, por eso cuando alguien entra en esta escuela, tenga la edad que tenga, se le trata como a un actor, no como a alguien que no sabe “la verdad” y aquí le va a ser revelada; cada actor tiene un camino, una sensibilidad, una historia que vivir y que contar.
Pretendemos crear hábitos de trabajo, que hagan de su profesión algo emocionante, para el actor/actriz y para el espectador.
Es una profesión arriesgada, menos mal, pero a cualquiera le gustaría ser actor.
Bienvenidos.

FILOSOFÍA
La Escuela del Actor nació en Agosto de 1996. Un grupo de profesionales de la interpretación y dirección escénica decidió crear un centro de trabajo y enseñanza abierto, flexible y sensible a los nuevos creadores, donde profesionales experimentados pudieran compartir e investigar sobre la interpretación en cualquiera de sus facetas artísticas. Se elaboró un plan de estudios que ha ido cambiando con el paso del tiempo manteniendo la esencia con la que nació, que la enseñanza esté en manos de profesionales con experiencia en escenarios y platós, con criterio personal, que viajen de la enseñanza a la realidad laboral constantemente.