Cumplimos mayoría de edad

 

ESAC-DEFINITIVO-web

Siempre ha existido el teatro, en cualquier parte del mundo, bajo cualquier forma expresiva, en cualquier sitio y sin idioma también, y aunque no siempre han existido las escuelas de teatro tal como las conocemos hoy en día, siempre ha existido un espacio, una plaza, un sótano, una habitación, un escenario, un lugar donde unos seres enloquecidos se reúnen y empiezan a mentir para acercarse a alguna verdad personal e intransferible.

El objetivo de este lugar llamado Escuela del Actor creado en 1996 al abrigo del oficio más divertido y difícil del mundo fue crear experiencias irrepetibles, tantas como alumnos y alumnas estuviesen dispuestos a disfrutar compartiendo con los demás lo mejor de sí mismos.

Ha pasado mucha gente por aquí que se ha dejado el alma y la piel en el empeño de conseguir el sentido justo de una sola frase que alguien escribió para algún personaje hace ya mucho tiempo, otros han buscado la mirada, otros el gesto, y todo aquello que no está escrito, que inventamos e imaginamos; gran parte de este trabajo se realiza en privado, sin público alguno que reconozca o constate que un martes o un jueves, a las 11’30…o a cualquier otra hora se ha producido el milagro del teatro; solo los compañeros y cada cual en su estómago o en su cerebro o en su piel recordará ese momento y hablará (o no) de él como quien habla de algo incomprensible pero real, tan real que volverá a perseguirlo cada día, cada ensayo.

No hemos podido retener esos momentos pero sí a los actores y actrices que los recuerdan.

Después vendrá todo lo demás, a veces incluso el éxito, y casi siempre el olvido, que más da.

Ojalá pudiéramos no desprendernos nunca de vosotros.

Afortunadamente nos queda vuestro trabajo, el que se hizo en la intimidad de la sala de ensayos, entre la ilusión y el miedo. GRACIAS A TODOS.